lunes, 22 de septiembre de 2014

Vertidos clandestinos en la Reserva

La controvertida empresa Moliendas del Sur que tiene un impresionante prontuario judicial y administrativo por su irresponsabilidad ambiental* (por decir algo suave) está tirando clandestinamente líquidos nauseabundos y tóxicos hacia la Reserva Natural Puerto Mar del Plata. Esta no es la primera vez que Moliendas del Sur actúa de esta forma y han tenido numerosas denuncias al respecto. Actualmente, tal como ha salido publicado en los medios de comunicación, la empresa tiene cortado el servicio de agua corriente y cloacas debido al conflicto que mantiene con OSSE.




Estas son imágenes de ayer domingo 21 de septiembre, aunque esto mismo ya fue observado desde mediados de la semana anterior.


Estos vertidos ocupan la totalidad del sendero que utilizan los niños que concurren a las visitas guiadas dentro del programa educativo que se lleva adelante en la Reserva desde 2010 y del cual ya han participado más de 9000 escolares. Para no caminar sobre estos líquidos hemos tenido que improvisar un nuevo sendero aplastando la vegetación en los costados del camino que ahora está lleno de estos efluentes. Por supuesto que esto no es lo ideal, pero transitar por este lugar es obligado para hacer un circuito dentro de la Reserva.


video


Ya hemos realizado denuncias ante OSSE (Obras Sanitarias Sociedad del Estado) y el OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), también hemos intentado denunciar esto en el área de industrias de la Dirección de Gestión Ambiental municipal pero nos respondieron que a ellos no les corresponde, que debemos denunciar ante el OPDS. Además estamos analizando las posibilidades de realizar una presentación formal ante la Justicia Federal.

Actualizaremos a la brevedad este tema.




*Antecedentes (para entender lo que está pasando ahora):





DELINCUENTES AMBIENTALES **

La justicia puso freno a las pretensiones inmorales y absolutamente codiciosas de la empresa Moliendas del Sur, conglomerado económico regenerado por Antonio Carrasco, personaje siniestro e irresponsable del medio industrial de la ciudad.

Se pretendió utilizar el sistema judicial para continuar dañando al medio ambiente y al sistema colector cloacal logrando una medida cautelar en contra de la clausura de la planta industrial de reciclado de residuo de pescado.

Esto no es novedad para esta empresa, que viene haciendo lo mismo no solamente en su planta de Mar del Plata, sino en la de Puerto Madryn y la de Caleta Olivia, ambas también cerradas y vueltas a abrir, cuestionadas por todos los organismos de medio ambiente, vecinos, ONGs, y hasta por sus propios empleados.

Esta historia comienza allá por fines de la década del 90 cuando bajo otra razón social la misma familia Carrasco fue denunciada por las autoridades de la Fundación Reserva Natural del Puerto Mar del Plata por verter sus efluentes líquidos a la laguna continental de la Reserva Natural, habiendo sido cerrada y penada por la justicia, en aquel momento con el auxilio de la fuerza pública representada por Prefectura Naval Argentina. No obstante haber sido condenada la empresa por el vuelco y el daño, inician acción de "daño moral" por "stres por acción judicial" por 2 millones de pesos, contra los integrantes del Consejo de Administración de la Reserva Natural del Puerto y un profesional ( Carlos Bracchi, Xavier Marcone, Cecilia Chantiri, Alfredo Antonucci y el Ing. Jorge Benito Martin). Acciones desestimadas todas por la justicia, pretendiendo con ello intimidar a un consolidado grupo de dirigentes de la fundación. inválido intento de utilizar los resortes de la justicia en beneficio propio.

Las fábricas de harina de pescado son indispensables para la actividad pesquera, dado que reciclan el residuo que generan las plantas elaboradoras de pescado, dado que el 50 % del pescado que ingresa a la ciudad se transforma en residuo, y Moliendas del Sur solamente procesa 5.000 toneladas mensuales. Hay 3 fábricas mas, las cuales fueron adecuándose a las normas de salubridad e higiene solicitadas tanto por la OPDS como por OSSE, pero esta fábrica en cuestión, aduciendo que dejaría empleados en la calle, que no tenía recursos suficientes para adecuar sus instalaciones, y que su cierre significaría la falta de procesamiento de residuo de pescado, nunca cumplió y siempre se burló de las normativas y la buena disposición de las autoridades. En 2008, en reunión efectuada en el Consorcio del Puerto, con presencia de todas las autoridades que tienen participación en el tema (Provincia, Nación, Municipio, vecinales) convocada por la entonces defesonra del pueblo Dra. Arza y en presencia de Eduardo Pezzatti, la empresa Moliendas del Sur indicó que "no tenia posibilidades financieras de encarar ningún tipo de trabajo de saneamiento de su planta" y paralelamente su propietario Sr. Carrasco adquiría en 250 mil dólares la esquina de General Paz y Azcuénaga para su casa particular, habiendo adquirido anteriormente locales y galpones sobre la Avda. Champagnat para la actividad de depósitos y venta de productos no vinculados con su actividad de harina de pescado.

A veces las empresas del estado por la soberbia de alguno de sus funcionarios se extralimitan en sus pretensiones y se comportan tiránicamente con los contribuyentes, y en otros casos los contribuyentes se comportan irresponsablemente utilizando las herramientas de la justicia y de la democracia para lograr un paragua protector de su codicia logrando medidas cautelares que los protegen en sus desmedidas pretensiones, sin que la misma justicia les obligue una contracautela que repare el daño al estado o bien el excesivo lucro durante el tiempo de la medida.

En este caso OSSE ha actuado dentro de la ley y debería ser mas claro el periodismo y poner en evidencia estos pseudo empresarios que no son mas que delincuentes ambientales.


** Por Xavier Aldo Marcone, publicado originalmente en la edición impresa de El Retrato de Hoy del 13 de septiembre de 2014

------------------------------------------------

ACTUALIZACIÓN: esta es una vista del miércoles 24 de septiembre por la mañana, 

donde se puede apreciar que los efluentes vertidos fueron tapados parcialmente con arena, especialmente sobre el camino (no por fuera del mismo) y que esta acción afectó notablemente la vegetación que había en la zona, aumentando notablemente el tamaño del sendero. Desconocemos quien o quienes realizaron esto, algunos presuponen que quizás lo hizo la gente de Moliendas del Sur ya que también cubrieron con arena los vertidos que inundaban el estacionamiento de la empresa y que habían transformado el lugar en un barrial hediondo.

Osse constató que la empresa del puerto vuelca residuos industriales en la vía pública que terminan en las playas del puerto. Y realizó una presentación en la fiscalía de Delitos Ambientales.

Publicada 25/09/2014 



Fotos: María José Solis / Vídeo: Hugo Gribman